Feliz día de la tradición «carnavalera»

Por Martín Romero | Extraído del Suplemento Cultural del Diario Época del 10 de Noviembre de 2017

—-

Se conmemora hoy el Día de la Tradición y casi paradójicamente el Carnaval de Corrientes está en su salsa, envuelta en polémicas como sucede habitualmente cada vez que se enciende la mecha de las negociaciones entre dirigentes y la empresa organizadora en torno al cachet. Si bien las negociaciones comenzaron hace una semana con charlas informales, llegó ayer el titular de la empresa Fénix, Marcelo Fígoli para definir los contratos. La actual Municipalidad presidida por Fabián Ríos, sigue ausente.

Es verdad que negociar el cachet en noviembre es tarde para el carnaval correntino, pero también es cierto que es la primera vez -en al menos la última década- que dirigentes y organizadores se sientan a definir números en este mes. Sin ir más lejos, en la edición pasada la ex organizadora Graciela Borré forzó hasta la última semana de diciembre el acuerdo del contrato entre las partes (para inclinar la balanza hacia la empresa como es habitual en estas negociaciones). Es así que finalmente cerró el acuerdo el 29 de ese mes y recién los primeros días de enero lograron percibir la primera cuota del cachet, que para las comparsas más grandes significó apenas 100 mil pesos. Con ese monto salieron a desfilar.

“Si logramos cerrar antes de finalizar noviembre va a ser un gran paso para nosotros”, expresaron referentes de Copacabana que aseguran ya se acercaron bastante al monto que pretendían. 

Por el lado de Sapucay su actual presidente Mario Yonna refirió que “nos reunimos todos con Marcelo Fígoli, pero fue más bien una charla en general, donde le planteamos todos los problemas que siempre se presentan en el carnaval”, dijo. En este contexto el dirigente del “Gallo” agregó que “nosotros ya le habíamos pasado a Fenix nuestras pretensiones, creería que mañana podríamos definir algo, no creo que se extienda mucho la negociación”, explicó.

Pero la gran polémica se generó con los dirigentes de Ará Berá, parte de la comisión directiva que con la ausencia de su presidenta Cecilia Sosa Borjas (que viajó por razones personales) la obligación de acuerdos quedó en manos de referentes, (algunos muy allegados a Borré), que según los testigos habrían impuesto sus condiciones (en medio de gritos) sin lugar a negociaciones. “Llegaron para imponer una cifra excesiva. Pero en realidad hay intenciones de boicot”, refirieron algunas fuentes. Lo cierto es que hasta ayer, al cierre de esta edición, desde Ará Berá no pretendían seguir negociando.

Por ahora, sigue latente el contrato de participación por un carnaval que oficialmente iniciaría el 19 enero próximo, pero que extraoficialmente comenzaría el 26. Hasta que asuman las nuevas autoridades municipales, la casa no estará en orden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.