Así es el desarrollo de Arandú 2016

 Por: Miguel Maccarini | Especial para AtentiCarnaval.com.ar

 

Le presentamos el desarrollo del tema de la comparsa Verde y Blanca para este 2016.

El texto completo:

MI TRIBU, MI FAMILIA ARANDÚ
La idea original para la Edición 2016 de los Carnavales, es que representamos y transmitamos la esencia de nuestra Institución: FAMILIA. Para ello, hemos tomado ejemplos de los pueblos originarios, agrupados en cinco grandes bloques, donde en el show, se irá desgranando el concepto de familia y distintas situaciones relacionadas con el mismo. Por ejemplo, es claro en el cuarto bloque, que el Imperio Incaico se vio debilitado por la pelea entre hermanos, lo que facilitó la conquista española. Este tema, esta maravillosamente llevado al carnaval por un talentoso equipo artístico y el compromiso de cada uno de los integrantes de nuestra Familia Verde y Blanca.

Leyenda Sioux – El gran Padre Manitú
Una leyenda de los indios Onondaga cuenta que en el principio de los tiempos el Gran Manitú (el Sol), quiso crear el Universo, y comprendió que no debía estar solo, de modo que le dio vida a Ilyhana (la Luna)…pero a causa de la diferencia de edades, Ilyhana empezó a huir de Gran Manitú, de manera que este solamente podía alcanzarla cuando uno de los dos se desvanecía del firmamento (eclipses).
Fue de esa forma como el Sol y la Luna dieron vida a Manitova (el planeta Venus) y a Manithildy (Marte). Y estos a su vez, le dieron vida al cúmulo de astros que pueblan el cielo.
En la tierra fueron instalados sus hijos predilectos, lo indios, a los que si bien al principio colmó de toda clase de bendiciones, luego les envío las enfermedades y la muerte, como castigo a sus desobediencias.
Sin embargo, clemente como buen padre misericordioso con sus hijos, les concedió el privilegio de ascender a las floridas praderas de su reino invisible, en premio a las virtudes y buenas acciones efectuadas en vida.

Mito maya – La creación del hombre y sus clases sociales
El mito cuenta que hubo cuatro dioses, que luego de haber creado la tierra, las plantas y los animales, decidieron crear una criatura que les profesase devoción… el hombre.
Primero lo hicieron de barro, pero ante la prueba del agua se disolvió. Luego de madera, pero ante la prueba de fuego se consumió.
Entonces lo hicieron de oro. Y pasó las pruebas, pero este hombre nada dijo.
Así fue que el Dios más humilde decidió hacerlo con carne, y se cortó los dedos. Pero estos hombres corrían muy rápido, y pronto se multiplicaron sin poder hacer ninguna prueba.
Un día los hombres dedo encontraron al hombre de oro. Lo notaron frío y muerto, pero les pareció que aquello era importante; entonces se lo llevaron y lo cuidaron como si estuviera vivo. Poco a poco el hombre de oro fue adquiriendo calor, hasta que un día pronunció las palabras de gratitud que los cuatro dioses le habían enseñado.
Al oír esas palabras, los dioses despertaron y vieron lo que habían hecho los hombres-dedo, y se mostraron satisfechos; también sintieron gran contento ante las palabras del hombre de oro.
El hombre de oro y sus descendientes serán ricos, y los hombres-dedo serán pobres. Pero el hombre rico acudirá en ayuda del pobre, pues éste también ha sabido ayudar al rico a su manera. Y el hombre pobre responderá por el hombre de oro, cuando tenga que enfrentarse ante la Faz de la Verdad. Nuestra ley es esta: Ningún hombre rico entrará en el cielo, a menos que vaya de la mano de un pobre.

Leyenda Azteca – Ehécatl y el amor
Ehécatl era el dios del viento, una de las manifestaciones de Quetzalcōātl, la serpiente emplumada. Su aliento inicia el movimiento del Sol. Limpia el camino para Tláloc, dios de la lluvia, y los Tlaloque, dioses menores de la lluvia. Aparece en el aliento de los seres vivos y en las brisas que traen las nubes con lluvia para los sembradíos.
Cuenta la leyenda que se enamoró de una muchacha humana llamada Mayáhuel, y así fue como le dio a la humanidad la habilidad de amar para que ella pudiera corresponderle su pasión.
Su amor fue simbolizado con un hermoso árbol, el cual crece en el lugar en el que llegó Ehécatl a la tierra.

La decadencia del Imperio Incaico. Guerra entre hermanos
En 1530 Atahualpa se sublevo contra su hermano, el Sapa Inca Huáscar.
En disputa del trono imperial se desato una guerra civil, en la que Huáscar termino siendo derrotado.
Pero Atahualpa no habría disfrutado mucho de su victoria, pues que hacia el final de la guerra quedó en manos de los invasores españoles.
Huáscar y Atahualpa enceguecidos por el poder, no supieron aliarse al pueblo a su debido tiempo para poder combatir a los españoles.
Muchas etnias colaboraron con los invasores españoles buscando mejorar su situación que era caótica en plena guerra civil.
Este conflicto entre hermanos marcaria la decadencia del imperio incaico.

Leyenda guaraní – El colibrí, recolector de almas
Cuenta una leyenda guaraní que la muerte no es el final de la vida, pues el hombre, al morir, abandona el cuerpo en la Tierra pero el alma continúa su existencia; se desprende y vuela a ocultarse en una flor a la espera de un mágico ser.
Entonces aparece un mainimbú -nombre guaraní del colibrí- y recoge las almas para guiarlas amorosamente al Paraíso. Esta es la razón de que vuele de flor en flor.

Batería: Mi Tribu Arandu (sabiduría).

 

Equipo Técnico

Guión: Adriana Blanco.
Diseño de Vestuario y Coordinación General: Edgardo García Cabré y Juan Manuel Bar.
Coreografía de Corsos y Show: Gonzalo Barrios y Matías Sodero.
Diseño de Carros y Realización: Equipo “Las Águilas de Arandu” (conformado por integrantes de la Batería Verde y Blanca), Aníbal Romero, Daniel Acosta.
Dirección Musical: Claudio Espíndola. Edición: David López.
Coordinación: Equipo Artístico “Familia Verde y Blanca”.

Gran Bastonera: MILAGROS DEL ZOTTO.

Madrina de Batería: SHIRLE SERRA.

 

Agradecemso la colaboración de Mario Rey que nos envió la historia a desarrollar este año por la comparsa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.